miércoles, 29 de octubre de 2008

Gracias a La Negra, que me ha dado tanto...

Haydée Mercedes Sosa (La Negra), nació en San Miguel de Tucumán (Argentina) el día 9 de julio de 1935. Comenzó su carrera musical bajo el seudónimo de Gladys Osorio. Es la Voz de América Latina.
Sufrió, como buena argentina, la dictadura militar que sumió a su país en una larga noche, en insufrible pesadilla, del 24 de marzo de 1976 al 10 de diciembre de 1983. Los verdugos: videla, massera, agosti, viola, lambruschini, rubens, galtieri, lami, anaya, nicolaides, franco, hughes, bignone... (la letra minúscula no es falta de ortografía, es falta de respeto, es desprecio).
Mi reconocimiento a Las Locas de la Plaza y a quienes ya no están.
Traigo hoy aquí un tema que es, para mi gusto, uno de los más hermosos que he escuchado. Félix Luna aportó la letra, Ariel Ramírez la música, el alma corrió a cargo de La Negra. Era el último tema, de quince, del álbum titulado Zamba para no morir. Corría el año 1968.
Por la blanda arena que lame el mar
Su pequeña huella no vuelve más...
La canción habla de una de las grandes poetisas latinoamericanas, argentina, nacida en 1892.
El sábado 22 de octubre de 1938 una mujer -46 años- deambula en Buenos Aires hacia la estación de trenes, saca un billete, sólo de ida, para Mar del Plata. Se instala en una modesta pensión con la angustia como único equipaje. Tal vez emplea su tiempo en redactar el poema "Voy a dormir".
Escribe una carta a su único hijo, Alejandro, de 26 años. A la una de la madrugada del día 24 de octubre sale de la pensión y se dirige hacia el mar. Sus biógrafos aseguran que saltó al agua desde una escollera. El mito, sin embargo, más poético, más romántico, que se internó lentamente en el mar (como dice la canción).
Horas más tarde, dos jóvenes obreros que paseaban por la playa La Perla encontraron su cuerpo. Era Alfonsina Storni.
Sobrellevó un cáncer de mama hasta que, finalmente, se sintió abrumada por la desesperación y decidió acabar con su vida.
Les dejo con La Negra, con Alfonsina y con mi mar.





Alfonsina y el Mar

(Mercedes Sosa en El Rosedal de Palermo, Ciudad de Buenos Aires,

sábado 18 de febrero de 2006)




4 comentarios:

FLACA dijo...

Gracias por este recuerdo. Veo que Mercedes es de todos. Ya no camina por el escenario, ni revolea el chal,pero sigue cantando como los dioses con esa voz oscura y profunda y emocionando como el primer día.
También Alfonsina es otra de las grandes.

Hipatia dijo...

Sé a lo que te refieres. Conviví en Madrid con una refugiada del Mar del Plata y pude escuchar y sentir de primera mano: el relato de sus pesadillas ponía los pelos de punta. No cabe duda de que la represión que se aplica para matar la libertad es un horror, como así fue lo que se vivió en Argentina.
Me encanta Mercedes Sosa.

Preciosas fotografías.
Ah, gracias por la informéison sobre el cebú (me he reído mucho).
Un abrazo desde la Enterprise

Dédalus dijo...

Me alegra mucho saberte sentado... otra vez al pie del cañón.
Gracias por Mercedes Sosa. Siempre es muy grato dejarse llevar por su voz...

Abrazo.

Vere dijo...

Se la historia perfectamente y me conmueve.... pero la canción de verdad es hermosa.... muchas veces la cantamos con mi amiga Marisol cuando eramos del colegio...

Un beso para ti Ojo de pez.